Vinculan el racismo con el deterioro cognitivo en mujeres afroamericanas

Los afroamericanos tienen tasas más elevadas de demencia y Alzheimer que los estadounidenses blancos. El estrés crónico, asociado con el deterioro cognitivo y la reducción del volumen cerebral en el área de la memoria, podría ser los culpables.

Sin embargo, el racismo también podría contribuir. Y en el caso de las mujeres afroamericanas, este problema podría ser particularmente perjudicial.

Somos epidemiólogos de la Universidad de Boston. Nuestro trabajo se centra en el Estudio de Salud de las Mujeres Afroamericanas (BWHS), una investigación de referencia que ha dado seguimiento a 59,000 mujeres afroamericanas desde 1995.

Resultados anteriores de nuestro estudio han revelado que ser víctima de racismo se asocia con un mayor riesgo de parto prematuro, obesidad, diabetes tipo 2, fibromas uterinos, asma de inicio en la edad adulta e insomnio.

Más recientemente, nos enfocamos en analizar cómo el racismo podía afectar la cognición en las mujeres afroamericanas. Y encontramos que las mujeres que reportaron sufrir racismo con frecuencia obtuvieron puntuaciones más bajas en las pruebas cognitivas en comparación con aquellas que informaron menos experiencias de este tipo.

There may be a long-term cost to the chronic stress experienced by African American women.
El estrés crónico que experimentan las mujeres afroamericanas podría tener un alto precio a largo plazo. Getty Images/PBNJ Productions

La conexión entre el racismo y la salud

Estos son los detalles: en 1997, y de nuevo en 2009, entrevistamos a las participantes para conocer su experiencia con el racismo a nivel interpersonal e institucional.

Para conocer sus experiencias con el racismo en el plano interpersonal les hicimos preguntas como: ¿Con qué frecuencia las personas se comportan como si te tuvieran miedo?

Para conocer sus vivencias con el racismo a nivel institucional les hicimos preguntas del tipo: ¿La policía te ha tratado injustamente alguna vez o te has sentido menospreciada cuando buscabas vivienda o trabajo?

El deterioro cognitivo es más común a edades avanzadas. Cuando comenzó el estudio, la mitad de las participantes tenían 38 años o menos. Veinte años después, en 2015, comenzamos a estudiar el envejecimiento cognitivo.

En el estudio participaron más de 17.000 mujeres afroamericanas con 55 años o más. Les hicimos seis preguntas para medir la función cognitiva percibida. Tres de ellas estaban relacionadas con los problemas de memoria, les preguntamos si les costaba recordar una lista corta de elementos. Las otras tres versaron sobre problemas cognitivos diferentes como, por ejemplo, tener dificultades para seguir una conversación grupal.

El 60% de las mujeres informaron no tener dificultades con ninguno de los seis indicadores. El 12% informó dificultades en tres o más. Las mujeres que obtuvieron la puntuación cognitiva más baja también reportaron el nivel más alto de racismo cotidiano e institucional. Basándonos en estos resultados, nuestro análisis sugiere que la relación entre el racismo y una función cognitiva deficiente podría ser atribuible, al menos en parte, a un aumento de la depresión o el insomnio en las mujeres que experimentaron más racismo.

Advertencia: nuestro estudio, aunque extenso y estadísticamente representativo, tiene una limitación importante. Como podrás imaginar, la función cognitiva percibida es un indicador subjetivo. Aunque los estudios muestran que una evaluación subjetiva se puede relacionar con medidas cognitivas objetivas y convertirse en un agente predictor de la aparición de la demencia y el Alzheimer, es preferible contar con medidas puramente objetivas.

The Black Women's Health Study began in 1995.
El Estudio sobre la Salud de las Mujeres Afroamericanas abarca varias generaciones. Getty Images/Jose Luis Pelaez Inc.

Otros estudios e investigaciones de cara al futuro

¿Qué han encontrado otros estudios sobre el racismo y la cognición?

En la literatura científica solo encontramos tres estudios que aborden este tema. En el Estudio de Investigación sobre el Envejecimiento en los Grupos Minoritarios, en el que participaron 407 afroamericanos, los altos niveles de racismo percibido se asociaron con una peor cognición global. En el Estudio de Salud y Jubilación, en el que participaron 1,628 afroamericanos, estos puntuaron más alto en discriminación y obtuvieron puntuaciones cognitivas más bajas en comparación con los participantes caucásicos evaluados al inicio del estudio. Tras seis años de seguimiento, una mayor exposición al racismo se asoció con una disminución más rápida de la memoria episódica.

El tercer estudio, la Encuesta Nacional sobre el Desarrollo de la Mediana Edad, que incluyó a 796 afroamericanos, mostró resultados contrastantes. Se apreció poca diferencia entre la discriminación reportada por los afroamericanos y los blancos. Y el racismo no tuvo una relación significativa con la cognición en la muestra combinada.

Seguiremos estudiando cómo el racismo afecta la cognición en las participantes de nuestro estudio. A medida que avancemos, evaluaremos mejor las funciones cognitivas, las cuales se ven afectadas por diversos factores, desde tener acceso a un buen trabajo, una vivienda, atención médica y una educación de calidad hasta una vigilancia policial justa, el acceso a alimentos saludables y vivir en vecindarios seguros.

Las manifestaciones que siguieron al asesinato de George Floyd indican que finalmente podrían empezar a mejorar las condiciones de vida para los afroamericanos. Pero, aunque eso ocurra, el cuidado de sí es un imperativo para contribuir a frenar los efectos del racismo y otros factores estresantes. Con ese fin, enfocaremos nuestras investigaciones en analizar cómo las acciones individuales, como la práctica de ejercicio físico, la espiritualidad o las prácticas religiosas, pueden contrarrestar los efectos destructivos del racismo.

Este artículo fue traducido por Yahoo!.

Posted by Contributor

blank